Alimentación y bebidas

Los altos estándares y exigencias sanitarias hacen que los fabricantes de productos de alimentación y bebidas tomen altas medidas higiénicas y de purificación en sus procesos de producción. En concreto, en la filtración de líquidos destinados, directa o indirectamente al consumo humano, estas exigencias se pueden cumplir mediante el uso de elementos de filtración con unas cualidades muy elevadas en términos de higiene y sanidad.

 

Para la purificación de bebidas, zumos, caldos, y líquidos usados para la producción de alimentos sólidos, se acostumbran a utilizar bolsas y cartuchos filtrantes debidamente esterilizados. En cambio, para la filtración y clarificación de vino y cerveza es más común encontrar elementos como equipos de placas filtrantes o módulos lenticulares para obtener unos resultados óptimos en términos de retención de partículas a la vez que cumplen con crecen las más exigentes demandas sanitarias e higiénicas.

Aplicaciones

Contacto: