Potabilización

El agua potable se puede producir a partir de cualquier fuente de agua, por ejemplo, aguas de lagos, ríos superficiales, aguas subterráneas e incluso agua del mar. Para poder considerar que un agua es potable debemos ceñirnos a los parámetros establecidos por la OMS, donde especifica que el agua potable es esa que está destinada al consumo humano y que no puede contener ningún tipo de sólido suspendido, microrganismos ni compuestos químicos tóxicos. En cuanto a la composición mineral de esta, varía mucho dependiendo del país que la produzca, en la mayoría de minerales que contiene el agua existe una cantidad máxima de concentración para asegurar un agua agradable para al consumo, segura y equilibrada. Las redes municipales de suministro de agua ponen mucho empeño, mediante filtraciones exhaustivas, en mantener los niveles de minerales correctos y en evitar la formación de sedimentos en las tuberías y la corrosión, de esta manera pueden conservar en estado óptimo el agua potable para el consumo humano.

Filtros

Contacto: